¿Qué es la osteopatía visceral?

La base fundamental de la osteopatía es el movimiento: toda estructura tiene una capacidad autónoma de moverse. En el caso de las vísceras (y los órganos) no es diferente. Cada estructura visceral posee la cualidad de moverse o de quedar restringida en su movilidad, lo que supone una perturbación en el equilibrio fisiológico del organismo, y una alteración del estado de salud del paciente.


¿Por qué se mueven las vísceras?¿Qué relación tienen con el músculo diafragma?

Después de leer que “las vísceras se mueven” todos queremos saber cómo y por qué lo hacen. Para entenderlo, debemos aclarar algunos aspectos importantes. Uno de ellos es la estrecha relación que tiene todo el paquete visceral con el principal músculo inspiratorio, el diafragma..


El diafragma es un músculo con forma de paracaídas, localizado en la cavidad abdominal, separando tórax y abdomen. Toma inserciones a nivel costal, esternal, en las primeras vértebras lumbares. Su inervación viene dada por el nervio Frénico, que se forma de la tercera, cuarta y quinta rama cervical (C3-C4-C5). Se une mediante numerosos ligamentos y fascias a todo el paquete visceral (por ejemplo: se une al hígado a través del ligamento coronario, el ligamento falciforme y los ligamentos triangulares). El diafragma influye de forma directa en la mecánica respiratoria, en el movimiento vertebral, por su relación con el nervio vago está estrechamente influenciado por el sistema nervioso vegetativo, por lo que es un lugar de somatizaciones. Por ello, la biomecánica del diafragma va a influir de forma directa en la mecánica visceral.


Además, las vísceras cuentan de por sí con una capacidad de movimiento. Así pues, todos conocemos el peristaltismo de los intestinos el cual les ayuda a cumplir su función excretora en el organismo, o el movimiento de bombeo del corazón. Sin embargo, también se le confiere y asocia a las vísceras una motilidad específica, al igual que los huesos del cráneo tienen una movilidad.


¿Qué repercusiones tienen las Disfunciones Viscerales?

El osteópata, tras indagar sobre la historia del paciente, valorar y diagnosticar el problema (hago hincapié en la importancia del diagnóstico en las disciplinas terapéuticas para descartar contraindicaciones, hacer un diagnóstico diferencial y elegir el tratamiento adecuado) valorará el movimiento de cada víscera, calidad del mismo, amplitud, simetría (en el caso que sean vísceras pares) y realizará una serie de técnicas para restaurar la correcta movilidad de la víscera afectada, a través de la flexibilización del tejido fascial que la envuelve, elongación de los ligamentos, liberación de las fijaciones articulares de las zonas relacionadas con cada víscera.


También se realizaran maniobras de liberación del flujo sanguíneo de las principales arterias que irriguen la víscera en cuestión. En el caso del hígado, realizaremos una liberación del recorrido de las arterias hepáticas, un bombeo del hígado, etc.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar